viernes, 4 de mayo de 2012

GOBIERNO DE FACTO

Anteriormente hablamos sobre las revoluciones y el estado, de como se llegaba a obtener el poder político a través de la legalidad constitucional y legítima, como una revolución pacífica, y la otra forma haciendo de lado la constitucionalidad y todo el aparato estatal, desatendiendo las órdenes fijadas por la nación y realizando insurrecciones que fuercen precisamente a dejar el poder y establecer un nuevo orden democrático. Como se había señalado en el estado de excepción, donde a través de la revolución que violentaba a la represión, se pasaba por encima de la constitucionalidad y así mismo de las libertades universales adoptadas de la concepción liberal, se imponía un nuevo orden endógeno que tenía sus motivos dado que era necesario hacerlo por estas vías. Todo lo analizado en esos temas se relacionan en el hecho de compartir distintas concepciones sobre qué hacer con el Estado, conceptualizar al Estado como la esfera del orden imperante que busque la satisfacción plena de aquella sociedad a quienes protege y centralice el poder de manera democrática y representativa, que a decir verdad son las garantías de las que goza para el ejercicio pleno de la legislación y justicia, así mismo usarlo para el desarrollo pleno de todos los individuos.
Así pues el Estado puede tener distintos puntos de enfoque y usarlo a favor o en contra, hay distintas vertientes sobre ella, y cada una da su punto de vista históricamente, el Estado pues es la forma representativa del poder político, protege a este poder y es usado para que este poder político no se esfume, que se materialice plenamente y perdure por generaciones, como dijimos el poder político es cambiante, la historia lo ha demostrado, y por consiguiente trae nuevos órdenes mundiales y hegemónicos, hay polarización de las concepciones idealistas, que buscan convertirlos en realidades consecuentes.
El gobierno de facto pues forma parte de un grupo que distingue varios "usos" del Estado, y de cómo se lleva a cabo su concepción, cada forma de Estado es definido a partir del grupo social del que se estudia, como influye en ellos y a su vez como estos individuos detentan el poder a través de distintos acuerdos para establecer una hegemonía nacional.

El gobierno de facto se le denomina a aquel gobierno que ocupa el poder político no por las vías constitucionales establecidas, sino que ostenta el poder por mucho tiempo además de distribuir los poderes y funciones de manera inequitativa entre la ciudadanía, más bien distorsiona la legalidad del Estado como un gobierno impuesto. Por ello es que es diferente al estado de excepción, porque en el gobierno de facto existe alguien que concentra el poder político y público de manera que va sobre la legalidad y el estado de derecho y la viola, tras golpes de estado para construir ella misma su legalización oficial, mientras que en un estado de excepción no existe alguien netamente poderoso e influyente que dirija al estado legalmente debido al descontrol anterior del orden, el poder político pues se reparte lo que genera caos porque no hay acuerdos nacionales, lo que lo hace vulnerable en todos sus frentes, es decir, puede haber un gobierno de facto después del estado de excepción o al revés en su caso, mientras uno representa vacío de poder y otro concentración del poder.

El pre-gobierno de facto puede tener por ende luchas contra otros grupos oligárquicos que quieren obtener el poder político a base de fracturas sociales, por lo que imponen su orden a fin de generar control sobre las sociedad y a la vez acusar a otros grupos del desorden y mal manejo en la administración, a su vez los gobiernos de facto se distinguen por crear leyes jurídicas oficiales para protegerse y hacer viable sus proyectos de construcción del orden social, estas son leyes que establezcan instituciones que defiendan su soberanía, lo que en los otros blogs se le denomina el aparato ideológico y represivo, es pues la construcción de la superestructura que defienda al nuevo orden imperante, pero bajo el supuesto de que se ha derrocado al "mal gobierno" a través del consenso social y a su vez se han designado cargos, entonces no hay del porque dudar de ese gobierno de facto y pasa a convertirse en gobierno de hecho, dado que goza con ese supuesto del respaldo popular.

Volviendo al gobierno de facto, ésta también concentra el poder, lo que limita la actuación de ciertos agentes dentro del mismo grupo, lo que lo hace una minoría y as u vez dicta los procedimientos sociales que aseguren su posicionamiento, y efectivamente eliminar vulnerabilidades. Ciertamente la mejor forma de eliminar esas vulnerabilidades es imponer reglas sociales que garanticen obediencia a los mandatos, convenciendo a las masas de que es el mejor proyecto trascendental que puede haber para corregir los errores del pasado, argumentando que es lo mejor para todos. De hecho busca la satisfacción plena de los ciudadanos, pero bajo la mano dura para garantizar el orden del proyecto social.
Ciertamente la actuación de estos gobiernos se ve inspeccionada internacionalmente, que asegure el desarrollo pleno de los habitantes y estos puedan dar seguridad de las políticas implementadas por su gobierno dentro y fuera de la nación, de la efectividad del gobierno por mano dura pero de forma pacífica sin llegar a la violencia. Todas estas acciones vana encaminadas a comprometer al gobierno internacional, de tal manera que no sólo goce de reconocimiento interno, si no también de reconocimiento externo para así generar el desarrollo de las relaciones sociales de producción, hacer distinguir a sus capitales y de incentivar relaciones de inversión y apertura de mercados financieros. Éstas políticas darán cuenta de resultados a los ciudadanos, si no se da un proceso de acumulación durante varios años, y el proyecto de nación por el que votaron no se ha dado, entonces es imprescindible el deterioro del gobierno, que representa otra vez seguir beneficiando a una clase en específico, lo que orilla otra vez a tomar las riendas de un nuevo orden hegemónico social.


Hernández, R., Gobierno de Facto. Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Obtenido el 3 de Mayo del 2012 de http://www.iidh.ed.cr/comunidades/redelectoral/docs/red_diccionario/gobierno%20de%20facto.htm
Ruiz, H., Gobierno de Facto. (2005). Urbe et Ius, Revista de opinión jurídica. Año II. Newsletter Nro. 10. Obtenido el 3 de Mayo del 2012 de http://www.urbeetius.org/newsletters/10/news10_defacto.pdf


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada